¡Al Rojo!

¡Todo al rojo! …ésta sería mi apuesta sin lugar a dudas, a la hora de elegir color para ir a una boda. Muchas personas me dicen que el rojo es un color arriesgado, que no todo el mundo se atreve con él y que hay que llevarlo con seguridad. En efecto, el color rojo es el color de la seguridad, en uno mismo, pero sobretodo la seguridad de que hemos acudido a dicho evento con la firmeza de que nuestra presencia es importante, para nosotros pero sobretodo para los novios, que son los protagonistas de la historia.

¿Es el rojo entonces, una apuesta segura? Por supuesto. Y como no sólo de rojo Valentino (que nos encanta) vive la mujer, puedes apostar por sus tonalidades,  como el rojo «guinda», al que en Pilar Sáinz  hemos añadido una pedrería bordada a mano, para enmarcar la cintura, haciendo del vestido una pieza única.

Con este pequeño consejo os dejo: El rojo es un color muy protagonista que admite pocas combinaciones así que si vas a combinarlo con otro color, puedes elegir el rosa por ejemplo para aquellos rojos intensos que baja un poco el tono y suaviza el conjunto. Para invitadas es una gran opción si es que no vas a optar por un vestido corto en rojo, que también quedará ideal.

 

 

¡Compartir esta Entrada!

Sobre el Autor: admin

0 Comentarios

Dejar comentario

Su correo electrónico no sera publicado.