Costanza Oquendo: Arquitectura a flor de piel

  • Time:Sábado, 26 Noviembre 2016 00:00

“La moda es arquitectura, es cuestión de proporciones.” Coco Chanel.

Las pasarelas de Mercedes Fashion Week Panamá se llenaron de volúmenes y texturas cargadas de bellas proporciones. Colores en un equilibrio casi perfecto resaltaron la creatividad en las hechuras de las piezas. El pasado mes de octubre desfiló por Panamá Constanza Oquendo, una diseñadora venezolana afincada en Nueva York.

Hoy ya no basta con hacer ropa bonita, sino que hay que crear una imagen de marca potente que vaya más allá de vender, crear algo que perdure en el tiempo y se diferencie de la competencia. El público, los clientes, son muy exigentes y buscan algo más, quieren comprar, pero… algo que les transmita pasión, sentimiento, algo mágico.

¿Qué está pasando? Hablamos de compradores experimentales. El usuario/comprador de hoy tiene ojo clínico, es experto, sabe de moda, sigue las tendencias. El mundo globalizado ha evolucionado tanto que los propios consumidores de firmas de moda saben mucho más sobre la marca que los propios vendedores de la misma.

Se nota la influencia neoyorkina de esta diseñadora en la sobriedad y la sofisticación de sus líneas puras. Escotes pico en las espaldas muy bien sentados, tops que juegan con la asimetría en los volúmenes del cuerpo femenino creando formas originales en las diferentes texturas. Super classy!

Resaltaban detalles muy marcados como cremalleras grotescas, con cierres metálicos a la vista, dibujando las líneas de los cortes de los vestidos. Unas piezas plateadas circulares de todos los tamaños impregnaban las prendas por toda la colección: en los escotes, en las cinturas e incluso en los laterales de los pantalones, de arriba abajo, dándole un look de cowboy futurista.

Apreciamos una gama de colores muy sutiles, sobresalía el monocolor con tonalidades que partían desde un azul cielo, pasando por el marino hacia el celeste tipo grisáceo. La unión de crudo y mandarina fue la mezcla de color triunfante. El punto de inflexión de la colección fueron los tejidos con bases de tafetanes de sedas estampados en cuadritos, combinados con mangas campana, con camisas de organza y cabe destacar las caídas de muselina de color blanco roto.

La arquitectura y la moda son dos artes que van de la mano, se originan a partir de la necesidad de cubrirse, son creativas, experimentales. Se adelantan a los tiempos, marcan pautas, ritmos, tendencias y son la referencia para la visión de futuro.

Quien no asocia la moda a una época determinada, a movimientos culturales que marcaron historia, como lo fue el Gótico, el Renacimiento o el Barroco. Constanza Oquendo es la diseñadora venezolana que logró reflejar en su presentación lo efímero de la moda en los cimientos de una arquitectura contemporánea.

Firmado: Pilar Sáinz

Fuente: www.oceandrive.com.pa

Inicia sesión para enviar comentarios